Archivos para abril, 2017

Esta frase la pronunciaba Alberto Garzón en Pola de Lena, hace unos días, cuando explicaba el acuerdo firmado entre él mismo y el Coordinador de Izquierda Xunida de Asturias, Ramón Argüelles.

No hace falta recordar que la militancia de IX de Asturias, como la del resto del Estado ya se pronunció; no solo a través de la Asamblea Federal donde la decisión de Confluencia es un elemento clave y claro, sino a través de una consulta que se hizo al conjunto de IU, donde apareció refrendado mayoritariamente el proyecto federal que representa Alberto Garzón.

Ese principio de convergencia está en el nacimiento de IU, como se recuerda en los documentos aprobados en las Asambleas: “Izquierda Unida se encuentra sumida en una grave crisis política y organizativa que amenaza la viabilidad del proyecto para el que nació, proyecto que no era otro que ser le espacio de convergencia política y social de las ideas y los activistas que defienden un modelo social alternativo al del capitalismo neoliberal, globalizador y deshumanizado que nos quieren presentar como única alternativa viable de modelo de sociedad”.

En ese documento, de noviembre de 2008, se pretendían poner las bases para que desde nuestra organización se trabajara decididamente con otras organizaciones para que los efectos de la crisis económica no se cebaran con las personas y para ello se hacía un llamamiento a un cambio organizativo: “se está produciendo una institucionalización perniciosa, que deja la organización en manos de cargos electos y de equipos dirigentes que centralizan en una minoría las decisiones estratégicas en lo político y lo organizativo, vaciando de competencia los órganos, gobernando en función de intereses que no eran los de la organización”.

Era un llamamiento para hacer una IU con mayor participación de su militancia y simpatizantes que tampoco se ha llevado a efecto. Los dirigentes de nuestra organización siguen defendiendo ese modelo de democracia representativa que tanto se critica en las instituciones, en las que se demanda insistentemente un cambio hacia formas más participativas que no se practican dentro.

¿Qué subyace en el contexto en el que nos encontramos?

IU no ha dejado durante los últimos años de participar con otras organizaciones para buscar formas que permitan mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos: “está en marcha la conformación de un bloque social y político complejo, contradictorio en ocasiones, del que IU forma parte, pero con el que interacciona de manera diversa territorialmente”, reconociendo, por tanto, las especificidades territoriales.

Se decide en la última asamblea que “defendemos la confluencia como un espacio acogedor en el que se sientan cómodas todas las personas que se reconozcan en él, tanto individual como colectivamente. En el que cada persona y organización sienta reconocida su aportación con independencia del tamaño de la misma (…) construyendo espacios de colaboración electoral siempre que se den las condiciones que aseguren el reconocimiento de la identidad de nuestro proyecto político y un suficiente espacio programático común”

Sin embargo, sin que sea necesario, transcurrido poco tiempo de todo lo aprobado, se fuerzan documentos, pronunciamientos o actitudes en los que se reclama poder, para realizar confluencias “a la carta”, como si no se estuviera de acuerdo con lo aprobado en las asambleas en las que participamos como miembros de la misma organización y en la que nos comprometemos con lo que allí se decide.

Muchos militantes y simpatizantes de esta organización creemos, como se ha aprobado en la última asamblea, que la única forma para que se produzcan cambios en nuestro país de acuerdo a nuestras propuestas, hemos de aunar esfuerzos con otras. Solos ya conocemos nuestro techo. Desde la constitución de IU, hace treinta años, nunca hemos tenido la fuerza suficiente para gobernar en solitario. Es necesario buscar compañeros de viaje que, si creemos lo que decimos en los documentos, deben estar fuera del bipartidismo PP-PSOE.

Las dudas sobre estas confluencias no solo están en nuestra organización. Posiblemente una parte importante de la militancia activa de otras organizaciones con las que podríamos confluir en Asturias, estén más interesadas en estas propuestas que los “aparatos” que nos dirigen.

Los hombres y mujeres que nos pronunciamos a través de este Comunicado, entendemos que en el Parlamento Español, hay 71 personas que nos representan, y que de esas 71 personas, dos pertenecen a Asturias. Son nuestra diputada y diputado en esa Cámara. Son quienes han de trasladar nuestras propuestas y darnos a conocer su trabajo.

¿Qué está haciendo IU Asturias para trabajar conjuntamente, dentro de esa Plataforma Electoral, aquí en nuestro territorio? ¿Qué relación tenemos establecida que nos permita un seguimiento sobre el trabajo que se desarrolla?

Nosotros creemos que la CONFLUENCIA es el único camino para un cambio del modelo económico, político y social que la ciudadanía que nos votó espera. Entendemos que el mismo está iniciado.

¿Alguien no tiene interés en que esto se lleve a cabo? ¿alguien quiere incumplir los acuerdos de la asamblea?

Anuncios

Enlace al documento “Una izquierda para el cambio político. Retos, peligros y oportunidades”

http://www.izquierdaxunida.com/documentos/58/0_NOTICIAS/Comunicados/2017_04/2017_04_07_firma.pdf

Desde Faciendo daremos pronto nuestra opinión sobre los documentos (el inicial desaparecido y este).